Acceso de usuarios

 

         
Inicio > PARA PADRES > LA FAMILIA Y LA ESCUELA > Seguridad y emergencia
Imprimir Imprimir
Seguridad y emergencia

ÚLTIMA ACTUALIZACIÓN: 2012-06-01 a las 09:00 Hrs.

Los fenómenos naturales a los que está expuesta nuestra comunidad

Un sismo es el movimiento o sacudimiento de la Tierra debido a causas internas de ésta. Es conveniente que se cuente con ciertas reglas de seguridad antes, durante y después del temblor.

El ser humano enfrenta diariamente fenómenos naturales que comúnmente no representan peligro, pero en ocasiones son un riesgo para las comunidades y sus habitantes. Un fenómeno natural puede producir daños de consideración e incluso algún desastre, entre los cuales se puede mencionar la pérdida de vidas humanas.

Los desastres naturales son producto de fenómenos como: incendios forestales (especialmente en épocas de calor extremo), temblores, trombas, granizadas, huracanes, inundaciones, ciclones y erupciones volcánicas, entre otras.

Los daños ocasionados por algún fenómeno natural, en la mayoría de los casos, no se pueden prevenir, dado que es imposible predecirlos con exactitud; existen temblores o sismos que tienen distintos grados de fuerza; lluvias que van desde lloviznas hasta trombas, incluso pueden provocar el desbordamiento de ríos y presas que ocasionan inundaciones y dañan hogares, cultivos, carreteras, etcétera; los huracanes pueden llegar a tocar tierra, provocando fuertes ráfagas de viento acompañadas de lluvia y su nivel de fuerza puede variar; las erupciones volcánicas también representan peligro para la gente y todo lo que está a su alrededor, pues despiden vapor de agua, gases y presentan emanaciones de lava, y la fuerza de la explosión no se puede precisar con exactitud.

Estos son sólo algunos de los fenómenos naturales que pueden poner en peligro a las comunidades, por lo cual es conveniente que los adultos sepamos qué hacer en caso de encontrarnos ante un fenómeno natural que represente un riesgo, así mismo es importante que orientemos a los niños al respecto.

Reglas de seguridad y prevención

Muchas de las reglas de seguridad y prevención se pueden aplicar no sólo en la casa, sino en cualquier otro sitio, como la escuela, mercado, edificios o lugares públicos.

Estas acciones tienen como finalidad que cada persona sepa qué hacer en caso de sismo, inundación, incendio, huracán, fugas de gas, erupciones volcánicas, etcétera; para ello es indispensable organizarse y sensibilizar a los adultos y niños acerca de lo que debe o no hacerse en caso de algún siniestro.

Existen fenómenos que sólo en cierto periodo pueden presentarse, como los huracanes, las nevadas, los incendios forestales (no por fogatas); otros no pueden predecirse, como el caso de los sismos y las erupciones volcánicas, sin embargo es necesario que la gente se informe al respecto. Cada comunidad se encuentra en una zona específica donde pueden presentarse sólo ciertos fenómenos naturales y con base en ello pueden planear qué hacer para afrontar un posible problema.

No basta sólo con tomar algunas precauciones, hay que saber qué hacer, por eso es conveniente buscar información y compartirla.

Algunas medidas generales que deben tomarse en cuenta son:

  Tener siempre un radio portátil con pilas puestas y otras de reserva.
  Tener un botiquín de primeros auxilios.
  Tener a la mano una lámpara sorda con pilas.
  Contar con agua potable.
  Contar con un albergue en caso de que deba ser utilizado.
  Diseñar un plano con rutas de evacuación y/o zonas de seguridad.
  Organizarse en la comunidad para que todos sepan qué hacer y participar activamente.
  Tener a la mano los teléfonos de emergencia.

Medidas de seguridad contra los incendios en el hogar

Las causas posibles de un incendio pueden ser el almacenaje de productos flamables, como papel, madera, telas o solventes; sobrecargar los contactos eléctricos; la aparición de fugas de gas y la presencia de cortinas cerca de los enchufes de luz. Por lo que es preciso tomar o usar medidas preventivas al respecto revisando periódicamente nuestras instalaciones y aparatos.

Dentro del hogar siempre existe la posibilidad de que se presente algún accidente que pueda producir la aparición de fuego: los tanques de gas que están maltratados y tienen fugas, las conexiones de los tubos que van del tanque a las estufas o calentadores y no se encuentran bien apretadas, los cables que están pelados y se encuentran expuestos, los contactos múltiples donde se conectan varios aparatos y que pueden producir cortos circuitos, el almacenamiento de productos inflamables (papel, maderas, telas, líquidos como los solventes, etcétera), sustituir fusibles por monedas o alambres, dejar al alcance de los menores, cerillos, encendedores u otros productos que pueden provocar un incendio al jugar con ellos, o dejar la estufa o bracero encendido durante mucho tiempo.

El fuego puede consumir toda una casa e incluso extenderse a otras cercanas y alcanzar tanques de gas, ropa, madera. Por eso es conveniente tomar precauciones como las siguientes:

  No guardar en exceso productos que puedan quemarse con facilidad, como el papel, madera, tela o líquidos inflamables, ni ponerlos cerca de tomas de corriente.
  No sobrecargar los contactos eléctricos. En caso de ser necesaria la conexión de más de dos aparatos usar un contacto múltiple.
  Evitar el contacto de cables eléctricos con el agua.
  Contar con los teléfonos de emergencia a la mano.
  Revisar las instalaciones eléctricas y verificar que estén en perfecto estado.
  Al salir por un tiempo prolongado, desconectar todos los aparatos eléctricos.
  .No usar monedas ni alambres como sustitutos de los fusibles.
  Verificar que no haya fugas de gas.
  Contar con extintor y un plan de acción a seguir en caso de incendio.
  Poner protectores en los contactos eléctricos.
  No permitir que los menores manipulen cerillos, cohetes u objetos que puedan poner en peligro su persona.
  No dejar al alcance de los niños alcohol, tiner, petróleo, gasolina o algún otro producto químico.
  No dejar nada en la lumbre, si no lo va a vigilar.
  Cerrar bien las llaves del gas.

Si se encuentra ante un incendio, primero que nada se debe conservar la calma y si es posible combatir las llamas (la tierra es una buena opción). Se debe también dar aviso a los bomberos o pedir ayuda a los vecinos, sin provocar pánico en los demás, si el humo es muy denso, es conveniente mojar un trapo, ponérselo en la nariz para evitar respirar el humo, arrastrarse en el piso y tratar de salir lo más rápido posible.

Cabe mencionar que a veces no es recomendable usar agua para apagar el fuego, sobre todo si es de origen eléctrico o se encuentra derramado algún producto inflamable, como el aceite (que flota encima del agua y puede expandirse).

Lo anterior puede evitar incendios en nuestra casa, pero también es necesario que exista organización en la comunidad para que todos sepan qué hacer, además hay que involucrar a los niños, explicándoles el peligro que representa un incendio.

Medidas de seguridad contra la delincuencia en la calle

En cualquier lugar se puede ser víctima de un delito, pero esta situación disminuirá si se toman algunas medidas preventivas:

Evitar dormirse en algún transporte público; mantenerse alerta cuando transita por la calle; guardar el dinero en un lugar seguro, no caminar por calles obscuras; no enfrentar pandillas y sobre todo, mantener la calma.

En cualquier lugar todos estamos expuestos a ser víctimas de algún delito, por eso es necesario que adultos y niños tomemos precauciones para evitar un mal momento. Algunas de las medidas que pueden considerarse son:

  Llevar una identificación con foto y domicilio.
  No dar información personal a extraños.
  Llevar una tarjeta de identificación personal que contenga el tipo de sangre, alergias, así como algún teléfono para avisar en caso de accidente.
  Evitar caminar por lotes baldíos, calles solitarias o con poca luz, ya que es en estos lugares donde puede haber mayores riesgos de agresión o asalto.
  Si no se conoce un camino, no utilizarlo como atajo.
  Evitar cargar grandes sumas de dinero o en caso contrario ir acompañado.
  No sacar la cartera o el monedero delante de otras personas.
  Para evitar abusos sexuales, no debemos hablar con desconocidos ni aceptar bebidas o alimentos, ya que pueden tener algún somnífero.
  Evitar estar en la calle hasta altas horas de la noche y si venimos de alguna fiesta, pedir que varias personas nos acompañen hasta nuestra casa, si tomamos taxi, preferiblemente que sea de una base y verificar las placas y el tarjetón del conductor.
  Si viajamos en auto, no dar “aventones” a desconocidos.
  Cerrar perfectamente las ventanillas y poner los seguros.
  Estacionar el auto en un lugar establecido, con vigilancia y buena iluminación.

Estas son sólo algunas de las acciones que se pueden llevar a cabo fuera del hogar para evitar robos, abusos sexuales y agresiones.

Medidas de seguridad contra la delincuencia en la casa

También el hogar puede ser agredido por un delicuente, y es recomendable asegurar las puertas con llave, candado o seguro, colocar protecciones de herrería en las ventanas, y no abrir la puerta ni proporcionar datos a personas desconocidas, tener alumbrado el exterior de la vivienda y recordar que nadie tiene el derecho de invadir la propiedad y la intimidad de la familia.

Generalmente se piensa que el hogar es el lugar más seguro en el que una persona puede estar, sin embargo, en nuestros días ha aumentado el número de asaltos, robo y agresión sexual en las casas.

En las ciudades, la gente de varias colonias se ha organizado y ha colocado alarmas vecinales; desafortunadamente en las zonas rurales y urbano-marginadas esto no es posible por el costo que implica, sin embargo cada familia puede realizar actividades cuyo objetivo sea fortalecer la seguridad en los hogares y en la comunidad, tanto en caso de asalto o robo como contra accidentes dentro de la casa.

Algunas acciones que deben contemplarse son:

  Tener bien cerradas las puertas y las ventanas.
  Verificar que las chapas y las cerraduras se encuentren en perfecto estado.
  No permitir la entrada de personas desconocidas.
  Si se va a recibir algún servicio, pedir referencias y comprobar si la información es verídica.
  No brindar demasiada confianza a personas desconocidas.
  Alumbrar la parte de afuera de la casa.
  Tener a la mano los teléfonos de emergencia

Medidas de seguridad contra el consumo de drogas y el abuso sexual

El abandono de los padres, la falta de comunicación, la desintegración familiar, la carencia de información y la compañía de malas amistades son sólo algunas de las muchas causas que dan origen a la drogadicción. Para poder prevenirla es necesario establecer una comunicación directa con nuestros hijos o alumnos de manera que cualquier inquietud de ellos sea respondida adecuadamente.

  Para evitar que algún miembro de la familia consuma drogas o corra el peligro de ser abusado sexualmente se recomienda:
  No permitir que alguien introduzca alguna droga en su casa.
  Si existe alguna reunión entre amigos, evitar beber alcohol en exceso.
  Pedir a sus hijos referencias de sus amigos.
  No dejar solo(a) en la casa a su hijo(a) con un extraño.
  Platicar con los hijos para prevenirlos sobre el uso de las drogas o agresión sexual, y sepan qué hacer al respecto.
  Coordinarse con los vecinos de más confianza, con el fin de que unos y otros vigilen sus casas.

Estas acciones, así como otras más, pueden prevenir que algún miembro de la familia se vea expuesto a drogas o agresión sexual.